Nuestra materia prima producto de kelsen La dolomía, carbonato doble de calcio y magnesio CaMg(CO3)2 cuando es teóricamente pura contiene una relación estequiométrica de los carbonatos de calcio y magnesio: 45,7% MgCO3 (21,85% MgO) y 54,3% CaCO3 (30,4% CaO).

En la práctica esto no es así y sin embargo nuestras dolomías son muy próximas a esos valores al no tener impurezas indeseables para el ladrillo como son los óxidos fundentes con carácter ácido SiO2, Al2O3 y Fe2O3. Un proceso integral como el que ofrece Refractarios Kelsen supone tener dominio y control de todos los pasos de obtención y fabricación de esta materia prima fundamental.

Extracción de la cantera con un control de calidad previo a cada voladura necesario para decidir su utilización en la fabricación del ladrillo.

Los acopios de la dolomía cruda, recién clasificada, sigue un largo y complicado camino para llegar a conformar un ladrillo refractario básico de alta calidad como es el ladrillo Refractarios Kelsen. El proceso desde el acopio continúa por la calcinación controlada para obtener los óxidos de CaO y MgO. Los hornos de calcinación de última generación entregan el producto calcinado a las prensas de briquetado para alimentar el horno de sinterización (temperaturas superiores a 2000ºC) donde se consigue “casi” fundir la dolomía rindiendo un producto sinterizado de muy alta densidad (>3,30) que garantiza la resistencia a la hidratación y la estabilidad química hasta su puesta en obra (paredes refractarias en hornos de fusión). Después este ladrillo dolomítico de alta pureza será capaz de resistir los ataques químicos físicos y choques térmicos garantizando una larga vida y un muy alto rendimiento.
Este proceso de doble paso es el que mejor producto final consigue ya que repartiendo tareas se pueden controlar mejor los pasos intermedios y dar como resultado un producto de alta calidad y muy constante. Solo de esta forma se pueden alcanzar densidades superiores a 3,3 g/cm3 sobre todo si la materia prima es tan pura como la nuestra.

en el proceso siderúrgico el ladrillo de dolomía (ladrillo básico) tiene una ventaja importante que es la de su costo por tonelada de acero. En los hornos de fusión y sobre todo en las cucharas de afino, nuestro ladrillo cumple perfectamente su trabajo. Son productos con la calidad adecuada al uso. Los tipos de acero fabricados, cada vez más exigentes, requieren a su vez productos de alta calidad y que cumplas las prestaciones requeridas.

Una dolomía sinterizada con una composición química constante y como la que se indica en el cuadro adjunto puede dar ladrillos de dolomía casi puros.

CaO/Mg 1,7
MgO 37
CaO 61
SiO2 0,2
Al2O3 0,2
Fe2O3 0,5
Densidad 3,2
Belen Industriagunea, 1 - 20150 Aduna (Guipúzcoa) - Tel: +34 943.69.60.99 - Fax: +34 943.69.17.77 - Email: refractarioskelsen@calcinor.com - Kelsen 2011

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su utilización.

Nota Legal